Digital Factory-as-a-Service, la revolución en la producción de soluciones digitales para los marketeros

LA REVOLUCIÓN. En los últimos 10 años el mundo digital ha roto todos los esquemas de los modelos de negocio tradicionales y ha creado nuevos patrones para comunicar mejor y vender más. La gran novedad es que los recursos del mundo digital están hoy al alcance no solo de las grandes empresas sino de cualquiera en cualquier parte del mundo. El 77% de las empresas a nivel mundial declaran que seguirán invirtiendo más en los próximos años en marketing digital (léase, optimización de su web, creación de ecommerce, publicidad, email marketing, inbound marketing, investigación online…). 

LA SELVA. La propia naturaleza del mundo digital ha hecho que todos los días aparezcan nuevos productos y servicios que solucionan los retos a los que se enfrentan los responsables de marketing, haciendo prácticamente imposible no solo mantenerse al día sino crear equipos internos que puedan hacerlo. Fruto de ello, los marketeros empezaron a contratar a consultores y agencias de marketing online especializadas con las que soportar su estrategia digital.

LOS PROFESIONALES. Los profesionales del marketing online (consultores, freelance y agencias) a su vez, siguieron repitiendo el mismo modelo de negocio de las agencias de publicidad de antaño con modelos de honorarios fijos de gestión y fees proporcionales a las inversiones que gestionaban para su cliente, dotándose internamente de gestores de cuentas y creativos especializados en contenidos online que les permitieran acometer los proyectos que vendían a sus clientes.

EL CAOS. Y con ello, las empresas empezaron a crear capas superpuestas y desordenadas de recursos digitales que, si bien al principio podían tener sentido individualmente, con el paso del tiempo se han vuelto caóticas, descoordinadas e ingobernables y ahora empiezan a plantearse la integración global como estrategia para que todos los recursos de marketing online funcionen como un único sistema que a la vez tenga flexibilidad para irlo optimizando, actualizarlo y hacerlo crecer.

CDO, EL NUEVO ROL PROFESIONAL. Aparece con fuerza la figura del Chief Digital Officer (CDO), como responsable de dicha tarea, es decir, aquél que a partir de los objetivos de la compañía, es capaz de unificar la estrategia y recursos digitales y controlar su rendimiento con un sistema de métricas objetivo que apunte las decisiones a tomar. Esta figura supone un nuevo enfoque tanto para las empresas como para los consultores y agencias puesto que, ante un panorama de miles de alternativas y soluciones, pone el foco en la definición de objetivos y requerimientos que hagan del marketing online de la empresa, una fuente de crecimiento de negocio eficaz, eficiente y sostenible.

DFaaS, LA FÁBRICA DIGITAL DEL CDO. La propia naturaleza del trabajo del CDO, independientemente que sea un cargo interno o uno subcontratado, hace necesario que éste tenga a su disposición una “Factoría Digital” capaz de producir en tiempo, calidad y coste cualquier recurso, sistema o proceso incluido en el plan de marketing, sin necesidad de crear equipos internos de desarrollo u operaciones y de forma flexible simplemente cuando lo necesita. Ante esta oportunidad, Please se ha erigido como la primera Digital Factory-as-a-Service del mundo, para dar soporte en la producción y gestión de recursos de marketing digital a los CDO’s del mundo y en general a los llamados “marketeros” con un modelo industrializado de diseño y producción a medida gestionado por equipos multidisciplinares de diseñadores, desarrolladores, data scientists e integradores que funcionan como una extensión flexible del departamento o agencia de marketing. El modelo de DFaaS permite que tanto los responsables de marketing como consultores y agencias puedan concentrarse en la estrategia y definición de objetivos y requerimientos y se olviden de la producción, ejecución, integración y optimización de los recursos digitales de la compañía.

LA ECONOMÍA DEL X-as-a-SERVICE. Toda la economía global se dirige inexorablemente al pago por uso de cualquier recurso. La también llamada economía del X-as-a-Service ha provocado que nos hayamos acostumbrado a no invertir en un software sino en pagar una razonable proporción de su uso, en no adquirir un servidor sino en alquilarlo a razón de su uso, en no invertir en grandes campañas publicitarias sino pagarlas por su rendimiento a tiempo real. Pero este cambio tan profundo no solo ha afectado a las inversiones de las empresas sino que ha llegado a nuestras casas con los Ubers, Airbnbs y demás plataformas de la llamada economía colaborativa que optimiza recursos infrautilizados al beneficio de los usuarios que los utilizamos.

 

Cómo generar más altas a tu programa de fidelización

Jordi Garreta | Captación de Leads

La digitalización del consumidor de hoy y los continuos cambios tecnológicos continúan generando nuevos retos a los retailers y a sus modelos de negocio, pero...

Omnicanalidad: Presente y futuro del Marketing Directo

Jordi Garreta | Omnicanal

En varias ocasiones hemos mencionado que los consumidores están sobrecargados con información y oportunidades, con miles de opciones a su alrededor para poder comprar los...


Latest Posts

Tags

Newsletter

Subscribe to our newsletter for good news, sent out every month.